sábado, 15 de mayo de 2010

Hippy Hippy Shake (taller 1)

 AA009A en La Falda, febrero 1983

 (Sandro y Los de Fuego, 1965)

Cerrándose progresivamente la experiencia de Acuarela comencé a transitar una etapa, por llamarla de algún modo, más “hippie”. En una dirección clara hacia el activismo “verde”. Mis intereses, y los de mucha gente que eran mi nueva “cofradía”, eran ahora un tanto “radicalizados”. Ahora que la dictadura caía, “debíamos ser lo que realmente queríamos ser”. Así lo vivíamos por esos días. No fue tan sencillo.

Comulgábamos con la idea que la política también es “lo que soy”. Es decir que el activismo social y el compromiso político sin sustento en la vida personal y en las acciones cotidianas era una mentira tóxica. Escribo esto y no puedo dejar de relacionarlo con “Gimme some Truth”, porque esa era en buena medida la radicalidad que apreciábamos. No casualmente, hace unos días, puse en facebook la canción “Power to the People”, de Lennon, relacionándola a esa entrada del blog, y junto al tema, destaqué este fragmento de su letra:

“I gotta ask you comrades and brothers, How do you treat you own woman back home”

…a lo que alguien, la tomó al vuelo, y le sumó los versos que completan la estrofa:

“Ella tiene que ser ella misma, Para poder liberarse a si misma...”

Esa era la mirada que nos interesaba entonces. Y supongo que me sigue interesando!

 

En 1983 comienza la primavera de las campañas políticas y, luego, la primavera alfonsinista. Había que hacerlo todo. Un período extraordinario. Junto a algunos amigos de la última época de Acuarela y gente que había conocido por esos meses, comenzamos una ronda de discusiones y de convocatorias para llegar a lo que sería un primer grupo ecologista/anarco/cooperativista (je!). Allí conformamos un trío que, como comenté anteriormente, me sería altamente inspirador y gratificante, junto a Jorge Carcedo y Guillerno Loiudice. Ambos fueron mis mejores referencias y un desafío intelectual constante. Un lujo de gente.

Durante 1983 y 1984 se conformo finalmente “Ecoenlace”, un grupo ecologista que ligaba actividades ambientales, anti-consumismo, solidaridad y, por sobre todo, aprender y absorber todo lo que la caída de la censura ahora nos permitía acceder.

AA025

En ese tiempo comienzan a multiplicarse una nueva generación de organizaciones ecologistas e iniciativas de todo tipo. Una de ellas era “Verde Esperanza”, que desarrollaba una red de huertas infantiles procurando fomentar la autogestión de alimentos y solidaridad entre escuelas del país. En Rosario, el grupo “Simiente”, que era parte de esa red, se convirtió rápidamente en mis compañeros de viaje. Otro grupo, Nacimiento, en la misma sintonía, más volcado a la acción solidaria, también serían ellos compañeros de esos años. Casi todos realizábamos, en algún momento de la semana, actividades de ayuda en villas, escuelas o comedores carenciados. No nos cabía en la cabeza leer a Bookchin o André Gorz si no ejercitábamos algo de solidaridad real en algún campo.

AA026

En esa “primavera” que explotaba, todavía estaba el país en manos de los más grandes criminales. En abril de 1983, el General Reynaldo Bignone dictó un decreto ordenando la destrucción de la documentación que existía sobre la detención, tortura y asesinato de desaparecidos. En septiembre, un mes antes de las elecciones, Bignone dicta la ley 22.924, llamada de Amnistía, "Autoamnistía" o de “Pacificación Nacional” para los miembros de las fuerzas armadas sobre los actos cometidos en la guerra contra la subversión. El Congreso Nacional declararía luego la nulidad de esta ley, pero la pérdida de los registros fue irreparable. Esto parece historia, pero no.

(21 de abril de 2010)

Mientras tanto, se trataba de sobrevivir. La foto del inicio de la nota es en La Falda, durante el Festival Argentino de Música Contemporánea La Falda 83. En el bolso llevaba ejemplares de Acuarela 5, el salvoconducto para ingresar como periodista al backstage. Ese festival fue una de las últimas veces que asistí a festivales de rock. Ese es el momento en que se produce un cruce generacional importante y emerge la violencia dentro del público de rock. Allí le dije chau a esos eventos. 

AA011A

imageEse fin de semana fue:

 Jueves 3: Litto Nebbia, Pedro y pablo, Orions, Zas, Postdata, Virgem, Fantasía Luciernaga Curiosa, Silvina Garré (debutando como solista), J.C. Baglietto y Tantor.
Viernes 4: Rayo X, Cristian Roth, Dulces 16, La Ley, La Torre, María Jose Cantilo y Riff.
Sabado 5: Tambor, Sueter, Nito Mestre, Spinetta Jade, Celeste Carballo y Raul Porchetto.
Domingo 6: Charly García, Oveja Negra, Fontova Trío, Los Abuelos de la Nada.

Un comentario de Alfredo Rosso de ese fin de semana:

“También tengo muy presente en el recuerdo el accidentado set de Miguel Abuelo en el ’83 cuando, acompañado sólo de su guitarra acústica y de su gran desparpajo, enfrentó él solo a una pandilla de intolerantes que le tiraban de todo y salió airoso como un pequeño titán enfrentando a gigantes de la incomprensión. Otros momentos entrañables: el recital de Charly García de ese mismo año, acompañado por los miembros de los Abuelos de la Nada. Y el excelente set de rock and roll de Dulces 16 que sirvió para alivianar la tensión que reinaba en el ambiente. Es que, a pesar del lugar privilegiado donde se realizaba el festival (no me refiero al anfiteatro en sí, sino al entorno de sierras y aire puro) la brecha entre la propuesta de los músicos y la expectativa de alguna parte del público, sumada a una época de grandes tensiones sociales, hizo que más de una vez la estrechez de miras (u oídos) de algunos aguase el intento de crear buena onda de organizadores, artistas y la mayor parte de la audiencia. Como lo resumió admirablemente Luis Alberto Spinetta, también en el ’83, antes de un excelente set de Jade, “cortémosla con la violencia, loco, porque no tiene nada que hacer en el mundo que proponemos…”

image

El 30 de octubre fueron las elecciones nacionales, el 10 de diciembre asume Raúl Alfonsín, unos días después, Charly García presenta en el Luna Park “Clics modernos”. En ese disco aparece “Los dinosaurios”, un tema que tenía ya un tiempo, nunca grabado antes.

Así comienza la historia del Taller Ecologista que este año cumple 25!!!

Cali

1 comentario:

  1. Que linda historia. Gracias por compartirla.

    ResponderEliminar